sábado, 23 de marzo de 2013

Hoy estamos juntos, pero un mismo féretro.

Se abre la carta para una nueva sonrisa, se cierran tantos ojos al despertar de una nueva vida, caen tantas lágrimas y sufren el efecto de una gravedad hostil. Al abrirse nuevos caminos se cierran tantas puertas, al besar otros labios se vencen tantas huellas..... Hoy todo acaba, hoy mismo matamos al mediador de nuestras almas, hoy sin mediar palabras, mediando lagrimas se murió de frío al que contactaba nuestros corazones, con lo que compartíamos tantas lágrimas, tantos besos y tanta vida. No hay asesinos sin pruebas, no hay besos sin miradas, como tampoco hay silencios sin explicaciones, el amor que tanto presumíamos hoy se nos venció en nuestras narices, ayer quizás y lo envenenábamos a dudas, hoy sufrió su ultimo suspiro y sin titubear mucho, se nos murió en nuestras manos. No recordemos todo lo que queríamos que pasará, pues lo que queremos que pase ya paso, y lo que no queremos que pasará, ya está aquí. Somos tan vulnerables a que el amor se burle de todos nosotros, somos tan nobles que nunca le vemos un fin a lo que en un ayer creíamos nunca acabar y hoy mismo, lo vemos reposar en su féretro. Aquí en mis besos yacen la prueba de ese asesino, y cuando creí saberlo ya no estabas, ya otros labios se hacían dueño de por lo que tanto peleaste, que tanto disfrute verte luchar, pues ya el amor que teníamos preparados para que por nosotros luchará, nosotros hoy mismo lo matamos, hoy se nos cumplió el sueño de descansar, hoy estamos juntos, pero en un mismo féretro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada