lunes, 23 de septiembre de 2013

Mañana prometo sorprenderte, lo juro.

Se nos hace tarde para querernos de nuevo, se nos hace de noche y ya eres una extraña, ayer moría por hablarte, hoy muero por olvidarte. Fuiste el lejano amor que deje olvidado el día de ayer, el beso que nunca pedí y que hoy me duele no poder recordar, la triste historia de un día que paso como todos los demás, y que te dejo a ti en él, quizás y mañana nos veamos de nuevo, tal vez tu ausencia me borren las ganas de poder conocerte más. El miedo borro la historia que juntos podíamos escribir, no eres una extraña, pues allí vives hoy, allí dormirás mañana, pero solo allí, no te atrevas a querer pasarte de mi raya, éste es mi lado, y si alguna vez quieres cruzar la frontera, abrázame por la espalda, y no digas nada, yo tampoco lo haré. Lo que menos imagine ayer, fue extrañarte hoy, ya no estabas en mi cama, ¿A dónde te has ido? Tu silencio es mi mejor lenguaje, ayer por la noche no te vi, pero sabía que estabas conmigo, eres la desconocida que más conozco, la señora extraña que se refugia del otro lado de mi cama, me da miedo, si. Me da miedo que no te vuelvas a mi, quiero seguir aquí, queriendo todo para ti sin decírtelo, y quizás y todo ésto te canse, quizás y decidas correr a otros brazos, a otro lugar por donde pasar tus noches, que sea un lugar caliente, que te de calor y te quite el frío, pero yo prometo, que ninguna otra persona más que yo, entenderá el sonido de tus lágrimas, ni el lenguaje tan raro de tu silencio... Puedes correr a por otro lugar donde esconderte, yo hoy volveré a acostarme del lado derecho, yo hoy volveré a darte la espalda para seguir durmiendo, yo hoy te seguiré extrañando, yo hoy tendré las mismas ganas de abrazarte de cuando te conocí, ya estoy mucho más lleno de letras que tu diario, ya tengo más sueños que soñar mientras te miro, aquí te espero, vuelve hoy, quiero seguir descifrando tu respiración, quiero seguir muriendo en silencio mientras duermes del otro lado. Ya mañana es tarde para parar está rutina, al igual que hoy, pero quiero seguir intentándolo... No te vayas, quiero seguir muriendo cada noche, el dolor es necesario, mañana te daré una sorpresa, si hoy intentas llegar... Te lo prometo amada mía.


                                            Cartas al desconocido que vive del otro lado de mi cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada