jueves, 18 de abril de 2013

Tengo sueños que se orillan a tu cintura.

Me encanta la forma en la que te encanta mi sonrisa, me gusta mucho gustarte, no sabes lo que me encanta que no sepas como amarme más y siempre, siempre, inventes otra forma de amarme; me gusta mucho como mis sueños se orillan a tu cintura, como de un suspiro a otro ya has pasado tantas veces por mi pensar, tengo sueños que llegan a orillarse a tu cintura, no como un vulgar silente, sino como un hermoso y fuerte apretón  ¿Ves como la noche se está llenando con nuestras palabras?, ¿Todavía no te has dado cuenta como el silencio lo mancho tantas veces con besos que se orillan a tus mejillas?, tengo tantas razones para odiarte como para que me dejes de gustar, pues no tengo. Y allí están corregidos mis sueños para que se amolden a los tuyos, tú siempre sonriéndome y no dejándome escapar de tus sonrisas, llegas a mi vida para no dejarme nunca salir de la tuya, ya no tiene razón no vivir en otras razones, ya no encuentro otro motivo para dejar que te me vayas más. Vives tan cerca de mis abrazos, que siempre he tenido sueños que se orillen a tu cintura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada