jueves, 28 de febrero de 2013

Tenerte a ti, significa saber levantarse.

No importa cuantos escalones falle al intentar subir, cuantas piedras no vea y me hagan caer, no importa cuantas veces mis rodillas sean postradas a tierra a causa de un intento fallido, la vida no es de ascensores, es una escalera que te lleva al éxito si así tu lo determinas, sin importar cuando, ni cuantas veces caigas, lo importante es siempre nunca desvaneces al tropezar, lo que importa es que esas heridas no sirvan sino para aprender, para no poder mirar desde una posición más inclinada y tener una mejor visión de lo que te espera, no me importa cuantas veces tenga que humillarme ante mi creador, ante el único Dios capaz de levantar mi semblante, curar mis rodillas, darme de beber de su infinita agua, pues tengo un corazón ideado para la lucha, mi pasión está totalmente diseñada para humillarme ante mi Dios y volver a levantar cabeza, volver a seguir ascendiendo, pues la belleza no está en lo que ya pasamos, está en lo que Dios hará que venga, tengo una juventud y unas fuerzas capaces de hacer redoblar al mundo solo a tus pies, solo a tu causa, no jactándome de ello, sino que para solo tu gloria Cristo, Ayuda a levantar mi cabeza cuando lo necesite, cuando sea extranjero en un país nunca explorado, cuando mi paso sea en falso y las piedras de mi escalón se derrumben, también ayuda a seguir siempre necesitántote, pues solo tú eres el único dueño y señor de mi vida, no importa cuantas veces mis labios logren tocar el asfalto, no importa cuantas veces logre besar los pies de una dificultad y no los tuyos... Pues tu mano siempre la veo y siempre soy yo el que decide levantarse, decide amontonar todo eso que ocupo tu lugar y lanzarlo al vacío, invitarte de nuevo a morar, a cantarme tu misericordia cada día que logre abrir mis ojos, que tu me permitas sentir tu pasión, sentir tu fuego y todas tus energías  sentir que todas tus esperanzas están puestas en mis ojos, que están puestas en éste corazón que siempre falla, que es tan humano, y que siempre está dispuesto a morir para hacerte vivir cada vez más en mis adentros, a depositar en mis entrañas un lenguaje de adoración y deseo de servirte cada vez más, a tu sola disposición se encuentra mi vida, por ti me levantare y tú serás mi verdadera corona, y mi verdadero lujo será tener tu rostro cada vez que necesite besarlo y batallar por tu visión puesta en mi vida, tenerte para siempre en todos mis caminos decididos... Por eso y por mucho más... Tenerte a ti, significa siempre saber levantarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada