domingo, 16 de diciembre de 2012

Callar verdades.

Al callarnos la verdad, ocultemos nuestros ojos, que son la verdadera puerta para observar nuestra alma, al callarnos la verdad también jugamos a ser mentirosos sin que nadie me lo demuestre, callando la verdad se consigue ocultar mucho, como también mostrar todas tus realidades, de saber por cual pie uno se cae, callamos la verdad como un gesto que se apega a lo que en realidad queremos decir, silenciamos verdades que nos romperían nuestros propios horizontes, nos dejarían varados en la mentira que nos agobia y que tanto persigue nuestras verdades, pues es que callar la verdad es ponernos a nosotros mismos a mentir sobre lo que siempre creíamos ser, callamos la verdad por miedo a que siempre ella sea la que nos delate, que siempre nos retumbe y pueda hacerse un eco en nuestras vidas. No aprenderemos a decir la verdad si nunca desbaratamos el silencio que delata cual es nuestra propia realidad.... Eso es callarnos la verdad, eso es mentir usando un silencio hueco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada