viernes, 25 de mayo de 2012

Ponle nombre a mi cama.

Si, Ponle nombre a mi cama, Esa que alguna vez besaste hasta tu éxtasis, Ponle nombre a las figuras que me hiciste con tus manos, A ese montón de sonrisas que botaste, Que desperdiciaste al callar tu silencio.
Ven y vamos a ponerle nombre a nuestras caricias, Inventemos un mundo que no tenga cordura, Solo caricias que nos inciten al amor vulgar, Vamos y cerremos la puerta que le abrimos ocasionalmente al viento, Ese que te meneaba el cabello y hacia de mi un foco chillón, Tan fastidioso y necesario a la vez...
Salgamos de aquí y cantemos miradas a la luna, Vayamos y preguntemos a la noche el porque de su rencor, Porque se enfrasca tanto en opacar y empobrecer tu luz,   Vamos amor a ponerle nombre a nuestra cama, Esa que tanto te dio por probar, Y que tanto pediste por besar, Caigamos en la tentación de acariciarnos con besos,
Y a tratar de nombrar aquello por lo que nunca quisimos perder... Mi cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada